Airbnb nació en 2008 y desde entonces su crecimiento ha sido imparable. Actualmente es una importante alternativa de alojamiento frente a un tipo de estancia más tradicional como hoteles u hostales. Pero, ¿alguna vez te has planteado las implicaciones en seguridad que conlleva tanto para el anfitrión como para los huéspedes?

La clave del éxito de Airbnb está en sus numerosas ventajas: el propietario consigue ingresos adicionales por alquilar algunas de las habitaciones de su casa, mientras que el huésped encuentra precios competitivos y vive una experiencia diferente, acercándose al estilo de vida del destino.

Sin embargo, este modelo turístico basado en el consumo colaborativo trae consigo algunas cuestiones vinculadas a la seguridad que han sido constantemente motivo de polémica. Así han visto la luz casos mediáticos como el de una anfitriona que encontró que sus huéspedes le habían robado y destruido la casa, un inquilino okupa imposible de desalojar y protegido por ley o un estadounidense que llegó a acusar a su casera de acosarle sexualmente.

¿Cuántas personas han tenido acceso a la llave?

La cesión de llaves es uno de los temas que más suele preocupar a los anfitriones.

La cesión de llaves es uno de los temas que más suele preocupar a los anfitriones. El propietario debe tener en cuenta que el huésped, al tener acceso a la vivienda, puede conocer sus hábitos o rutinas así como los detalles del inmueble (horarios, trabajo, objetos de valor, disposición de las habitaciones, etc.).

Esta poderosa información y la facilidad para realizar una copia de la llave pueden poner en riesgo la seguridad no solo del anfitrión, sino también la de otros huéspedes que estuvieran alojándose en el apartamento. Además, si finalmente se produce un robo u otro tipo de incidencia, la garantía de Airbnb no protege a ninguna de las dos partes.

Opciones para incrementar la seguridad

Airbnb se ha convertido para muchos anfitriones en un negocio a largo plazo. En estos casos, las cerraduras electrónicas pueden ser una opción recomendable, especialmente si se trata de apartamentos íntegramente dedicados al alquiler vacacional y que poseen una alta rotación de huéspedes.

Otra opción más económica pero igual de efectiva son los cilindros de alta seguridad que incorporan llaves incopiables. Es decir, solo el propietario puede solicitar una copia de la llave. Esto garantiza que cuando el huésped devuelve la llave pierde totalmente el acceso a la vivienda.