La seguridad es un es un pilar básico de nuestra sociedad que vela por la convivencia y contribuye al bienestar y desarrollo de los individuos. Actualmente la seguridad privada es parte integrante de la seguridad pública y ambas actúan como instrumento imprescindible para hacer frente a problemas existentes en la sociedad.

Sin embargo, la seguridad privada en muchas ocasiones genera determinadas dudas entre los ciudadanos. ¿Qué acciones tienen permitidas por ley los guardias o vigilantes de seguridad? ¿Qué tienen prohibido? ¿Cuál es su verdadera función?

La principal función de los vigilantes de seguridad es ejercer la vigilancia y protección de bienes, establecimientos, lugares y eventos, así como de las personas que se encuentren en los mismos. Se trata, sin embargo, de uno de los trabajos con mayor percepción negativa entre la ciudadanía y profesionales de la seguridad pública (Ver: Los 5 problemas de los vigilantes de seguridad).

El motivo de esta percepción: la vinculación de los vigilantes de seguridad a los intereses particulares de empresas privadas. Así mismo, cabe señalar que el perfil de vigilante de seguridad no es el único que se encuadra dentro de la seguridad privada. Existen otros cargos como jefes o directores de seguridad, escoltas o detectives privados.

La seguridad privada se ha convertido en un verdadero actor de las políticas globales y nacionales de seguridad, no solo en España sino fundamentalmente en nuestro entorno europeo

A pesar de la visión negativa que pueden tener estos cargos, lo cierto es que el papel de la seguridad privada es clave en la actualidad. Tal y como se señala en el Boletín Oficial del Estado (BOE), “la seguridad privada se ha convertido en un verdadero actor de las políticas globales y nacionales de seguridad, no solo en España sino fundamentalmente en nuestro entorno europeo”.

Qué tienen prohibido por ley los vigilantes de seguridad

El vigilante de seguridad es uno de los puestos que genera mayor controversia debido a la escasa información que solemos tener sobre su cometido y límites laborales.  En el artículo 32 de la Ley 5/2014 de seguridad privada se establecen todas aquellas funciones que los vigilantes de seguridad pueden llevar a cabo así como cuáles no.

De esta forma, recopilamos las acciones que más suelen generar mayores dudas y que los vigilantes de seguridad tienen prohibido por ley:

  1. Pueden solicitar nuestra documentación personal pero no retenerla. En caso de negarnos, tienen la capacidad de impedirnos el acceso al establecimiento.
  2. No pueden registrar nuestras pertenencias personales (por ejemplo, el bolso) salvo que decidamos acceder voluntariamente a ello.
  3. No pueden realizar un cacheo, excepto en casos delicados en los que exista peligro tanto para el propio vigilante de seguridad como para otros usuarios. El cacheo debe ser entre personas del mismo sexo.
  4. Solo tienen la capacidad de retener al individuo durante un tiempo limitado, el suficiente para avisar a la policía.
  5. No tienen facultad para realizar un interrogatorio a un determinado individuo por cometer un delito (por ejemplo, un robo). Solo podrán solicitar sus datos personales para proceder a su comunicación a las autoridades.
  6. Las funciones del vigilante de seguridad solo tienen validez dentro del recinto en el que ejerza su trabajo (un centro comercial, un banco, una joyería). De esta forma, fuera de este espacio cualquier acto delictivo solo podrá ser afrontado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.