La localización geográfica de las casas de campo las convierte en un blanco fácil para los ladrones. Los motivos: están alejadas de núcleos urbanos y en muchas ocasiones se encuentran aisladas y sin otras viviendas cerca. A esto se le suma que las casas de campo no suelen contar con la presencia habitual de sus propietarios, estando deshabitadas durante largos periodos de tiempo.

Ante esto, ¿cómo puedes incrementar la seguridad? Tus primeros esfuerzos deben estar vinculados a la instalación de sistemas de seguridad que cumplan un papel defensivo. El objetivo, incrementar la resistencia de tu vivienda y disminuir la probabilidad de que el ladrón perpetre el robo con éxito. Posteriormente puedes complementar estos sistemas defensivos con otros de carácter disuasorio.

5 consejos para evitar robos en casas de campo

Te mostramos 5 consejos útiles para evitar robos en casas de campo y mejorar tu seguridad tanto personal como material:

  1. Centra tus primeros esfuerzos en la instalación de sistemas de seguridad defensivos. Dentro de estos sistemas se incluyen los bombines o cilindros de alta seguridad, escudo protector del cilindro, puerta de alta resistencia –que cumpla la normativa europea y española- alambrado exterior, rejas en las ventanas, etc.
  2. Complementa los sistemas defensivos con otros de carácter disuasorio. Una vez tu casa haz reforzado la seguridad física de tu casa de campo, es recomendable instalar también medidas disuasorias como un sistema de alarma, cámaras de vídeo vigilancia, temporizador de luces para simular presencia en la vivienda, entre otros.
  3. Gestiona correctamente tu presupuesto. En muchas ocasiones y por desconocimiento previo acabamos comprando sistemas de seguridad que realmente no son prioritarios. Para la mayor parte de los propietarios resulta imposible comprar de una sola vez todos los sistemas mencionados en los dos puntos anteriores. Elabora un listado con prioridades y empieza equipando tu casa de campo con los sistemas de seguridad básicos.
  4. Visita tu casa de campo con frecuencia. Aunque quizás te resulte complicado, intenta acudir a tu casa de campo cada cierto tiempo. Cambiar de lugar objetos que estén ubicados en el exterior o no dejar siempre las persianas en la misma posición hará que tu vivienda no parezca deshabitada.
  5. Invertir en seguridad es invertir en bienestar. Desgraciadamente, muchas personas solo se deciden a incrementar la seguridad de sus viviendas una vez han sufrido un robo. Prevenir y tomar las medidas adecuadas a tiempo evitará que te lleves una sorpresa.