L[/dropcap]as personas mayores son uno de los colectivos más sensibles a sufrir accidentes en el hogar. El considerable número de horas que pasan de media las personas de mayor edad en casa y el riesgo de ciertos elementos pueden desembocar en accidentes domésticos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un accidente es “un suceso no premeditado cuyo resultado es un daño corporal identificable”.

Aunque ningún miembro de la familia está exento de sufrir un accidente en casa, son las personas mayores y los niños menores de 5 años los más propensos (Ver: 8 consejos para garantizar la seguridad en casa de los más pequeños). Por tanto, es importante adoptar una serie de medidas para prevenir incidentes en el hogar, especialmente cuando se trata de personas mayores que viven solas o sin supervisión.

¿Por qué es tan importante tomar precauciones también en el hogar? El informe Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (DADO), realizado por el Instituto Nacional del Consumo, confirma que los accidentes domésticos son una de las principales causas de muerte en los países de la Unión Europea. Se sitúan solo por delante el cáncer, patologías de corazón y enfermedades cardiovasculares.

Según confirma FACUA-Consumidores en Acción, cada 24 segundos se produce un accidente doméstico en España, siendo los más comunes las caídas (44,20%). Así mismo, las zonas del hogar en las que se producen más accidentes son la cocina, cuarto de baño, dormitorio, sala de estar y jardín.

Consejos para reforzar la seguridad doméstica de las personas mayores

  1. Iluminación: utilizar una luz piloto encendida durante las noches hará que las diferentes estancias de la vivienda se vean mejor. Así mismo, todas las habitaciones deben contar con la iluminación adecuada.
  2. Puertas: las puertas deben tener un ancho mínimo de 80 centímetros. Si las puertas de habitaciones como el baño pueden cerrarse desde el interior, es recomendable que también puedan abrirse desde el interior.
  3. Ventanas: las ventanas más seguras son las de corredera ya que gracias a este sistema es posible controlar mejor la apertura y cierre de las mismas.
  4. Botiquín: los medicamentos deben estar bien organizados. Aquellos medicamentos que no se encuentren en uso es mejor separarlos para evitar posibles confusiones.
  5. Cuarto de baño: el cuarto de baño es la zona de la vivienda en la que se producen más accidentes. Por tanto, es esencial que el suelo sea antideslizante y sustituir la bañera por la ducha, ya que es más accesible para las personas de mayor edad. También es recomendable instalar barras de apoyo y colocar el inodoro correctamente, de tal forma que resulte sencillo sentarse y levantarse.
  6. Cocina: la distribución de la cocina es clave para prevenir accidentes domésticos. Colocar en un lugar de fácil acceso los utensilios e instalar detectores de humo y escapes de gas es básico para hacer más sencillo el día a día de las personas de mayor edad.
  7. Dormitorio: la altura de la cama es otro de los puntos a tener muy en cuenta. Debe adecuarse a la movilidad y necesidades específicas de cada persona. El mobiliario del cuarto como la mesilla de noche o el armario debe ser accesible y estar distribuido de tal forma que permita la movilidad con bastón o andador.
  8. Otros aspectos a tener en cuenta: evitar elementos que puedan dificultar la movilidad de las personas de mayor edad como alfombras o felpudos. Si es necesario, instalar barandas de apoyo en diferentes puntos de la casa. No utilizar demasiados muebles y establecer una serie de actuaciones en caso de emergencia (por ejemplo, dejar un número de teléfono).