Con la llegada de la Semana Santa son muchos los que deciden escaparse unos días a la costa y aprovechar así la llegada del buen tiempo. Las vacaciones están, como resulta lógico, para disfrutar. Por ello hemos querido recopilar una serie de consejos que te ayudarán a minimizar riesgos y a sacarle el máximo partido a tus días de playa. ¡Toma nota!

Disfrutar del agua, pero sin peligro

  1. Solo en aguas habilitadas.Evita el baño en ríos, lagos o playas que no están oficialmente habilitadas para ello. Puedes poner en peligro tu integridad, especialmente si conoces bien el lugar. Procura, además, bañarte en zonas vigiladas.
  2. No entres bruscamente en el agua. Los cambios de temperatura o los conocidos como ‘corte de digestión’ pueden derivar en fatiga, dolor de cabeza, mareos, calambres, etc. Si percibes alguno de estos síntomas, sal del agua.
  3. Cuidado con las zambullidas. Tirarse de cabeza en lugares con poca profundidad o escasa visibilidad son algunos de los accidentes más frecuentes. En concreto, las zambullidas en el agua son causa del 6% de lesiones medulares en España.
  4. Vigila a los más pequeños. La Organización Mundial de la Salud afirma que el número de personas ahogadas al año oscila entre los 70 y 150 en España. La mayor parte de ellos son niños. Vigila, por tanto, a los más pequeños y no los dejes nunca solos.
  5. Respeta los espacios reservados para el baño. Motos o tablas de windsurf son ideales para disfrutar de actividades en el agua. Sin embargo, utilízalas solo en zonas habilitadas para ello.

Tomar precauciones al tomar el sol

  1. Utiliza protección solar alta. Debemos aplicarnos protección solar alta y siempre teniendo en cuenta nuestro tipo de piel. Además, lo recomendable es aplicárnosla en casa, sobre la piel seca y 30 minutos antes de exponernos al sol.
  2. Evita las horas centrales del día. Entre las 12 y las 16 horas debemos evitar exponernos al sol. Así mismo, la exposición al sol debe ser progresiva, es decir, cada día ir aumentado el tiempo de exposición para no herir nuestra piel.
  3. Sécate al salir del agua. Las gotas de agua en nuestra piel actúan como lupas con el sol lo que puede derivar en serias quemaduras. Una vez salgas del agua, sécate y aplícate protección solar.
  4. Bebe líquidos. En días de calor debemos aumentar la ingesta de líquidos, especialmente en niños y personas mayores. Así mismo, también es importante no realizar actividades deportivas que requieran de un elevado esfuerzo.
  5. Protégete de los rayos solares. Es recomendable llevar con nosotros gafas de sol, sombrilla, gorras, etc. Evitarán el contacto directo con el sol.

Actuar en caso de accidente

  1. Supervisa los riesgos del lugar. En caso de accidente debemos tratar de evitar que se produzca otro acondicionando la zona. Por ejemplo, debemos avisar a los bañistas (corrientes, meduzas, cristales en la arena, etc).
  2. Recoger información de lo ocurrido. Podemos hablar con otras personas que hayan presenciado el accidente con el objetivo de aportar la información más clara y detallada posible a las autoridades.
  3. Pide ayuda a los servicios de emergencia. Contacta con salvamento, pide ayuda en los puestos de socorro o llama al 112 para informar de lo ocurrido.
  4. Socorre a los heridos. Comprueba que respira, que está consciente y controla en todo momento sus funciones vitales.

Cuidar el entorno

  1. Tira la basura en los lugares correspondientes. Arrojar desperdicios al agua afecta directamente a nuestra salud y fomenta la degradación ambiental. Tira siempre la basura en los contenedores adecuados.
  2. Apaga bien las colillas. Los cigarrillos incorporan sustancias que se disuelven con facilidad en el agua como la nicotina o el alquitrán. Recuerda llevar siempre contigo un cenicero.
  3. Procura no utilizar envases de vidrio. En caso de rotura los cristales pueden provocar cortes e infecciones. También incendios.
  4. Utiliza productos biodegradables. No utilices jabón en duchas públicas que no están habilitadas para ello.