Las redes sociales nos permiten conocer a nuevas personas y comunicarnos de forma inmediata rompiendo así con cualquier barrera geográfica. También son un canal para compartir nuestras opiniones e intereses personales y colgar fotografías de nuestro día a día o de experiencias destacadas. En definitiva, las redes sociales nos definen al ser un almacén de información personal.

Sin embargo, al igual que conocemos todas las funciones que integran las redes sociales más populares (Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, etc), también es importante ser consciente de los riesgos a los que podemos estar expuestos si no las utilizamos correctamente. Hemos recopilado algunos consejos para que puedas disfrutar de tus redes sociales:

Cuida tu privacidad

En los últimos años las redes sociales han incrementado las posibilidades de privacidad ante la creciente demanda de los propios usuarios. Desde la configuración de nuestro perfil podemos determinar nuestro nivel de privacidad, estableciendo así los límites de quién puede acceder a nuestro perfil o quién puede ver nuestras publicaciones.

Piensa bien lo que publicas

Todas las publicaciones de nuestro Facebook o Twitter quedan registradas en los servidores de la red social, aunque posteriormente las borremos. Además, cualquier persona puede realizar también una captura de pantalla para inmortalizar tus publicaciones.

De esta forma, siempre debemos tener en mente quién verá el contenido que publiquemos. Por ejemplo, si nos vamos de viaje no es recomendable difundirlo en nuestras redes sociales, ya que puede ser información valiosa para otras personas (por ejemplo, robos en tu vivienda).

Vigila los permisos que piden las aplicaciones

Especialmente en Facebook existen multitud de juegos y aplicaciones que para poder utilizarlas debemos aceptar permisos de acceso a los datos de nuestro perfil. La pasada semana la Policía Nacional alertó a través de su cuenta de Twitter sobre los peligros de estos juegos. Detrás se esconden empresas que tras obtener tus datos los venden a otras empresas o hackers (Ver: La Policía Nacional alerta sobre juegos en Facebook que recopilan tus datos para venderlos a empresas).

Cuida tu identidad y reputación digital

Las redes sociales son en muchas ocasiones un espejo de nosotros. Aunque depende en gran medida de cuánto las utilicemos, en cualquier perfil es habitual encontrar no solo fotografías de nosotros, sino también de familiares, amigos, información de nuestros gustos, etc. Se trata, por tanto, de valiosa información que puede girarse en nuestra contra. El robo o la suplantación de identidad son algunas de las prácticas más extendidas en redes sociales.

El robo de identidad se produce cuando alguien consigue el acceso a nuestra cuenta y publica en nuestro nombre. En el caso de la suplantación, otra persona crea una nueva cuenta con nuestros datos personales y fotografías, lo que transmite la sensación de que somos nosotros. Si somos víctima de alguno de estos delitos, debemos denunciarlo ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Otro de los aspectos clave es la reputación digital. Actualmente las empresas tienen muy en cuenta la reputación digital en procesos de selección laboral. Por tanto, es esencial cuidar nuestra presencia en Internet, el tipo de contenidos que publicamos y los portales en los que aparece nuestro nombre y apellido.

Toma medidas ante los acosadores

Si recibimos amenazas o insultos a través de redes sociales debemos ignorar y bloquear al acosador, además de tomar capturas de pantalla de los mensajes que nos haya podido enviar. El ciberacoso es habitual tanto entre los adultos como en menores y, al igual que el robo de identidad y la suplantación, debemos actuar y denunciarlo ante las autoridades competentes.