La pasada semana la Guardia Civil y la Policía Nacional desarticuló una organización criminal especializada en el robo de joyas. En total, los integrantes de la banda llegaron a robar en al menos 62 viviendas de personas mayores en Zaragoza y otras provincias españolas. Para ganarse la confianza de los moradores, fingían ser asistentes sociales, accediendo así a las viviendas y sustrayendo principalmente joyas.

Tal y como han confirmado las autoridades al Periódico de Aragón, la banda contaba con un parque móvil ubicado en una nave de Alfajarín (Zaragoza) con 15 vehículos que utilizaban aleatoriamente para desplazarse y dificultar las labores policiales. Los 9 detenidos, 5 mujeres y 4 hombres con edades comprendidas entre los 21 y 49 años, ya han pasado a disposición judicial.

También en otras provincias

Los nueve detenidos vivían en Zaragorza y llevaban varios meses cometiendo robos en la ciudad e inmediaciones. No obstante, también se desplazaban a otras provincias como Teruel, Huesca, Ciudad Real, Burgos y León, en las que utilizaban el mismo modus operandi. Así mismo, la banda estaba planeando mudarse a Asturias.

En los tres registros que se llevaron a cabo los agentes encontraron joyas, 3.500 euros en efectivo, tarjetas de crédito así como dispositivos electrónicos. Los detenidos están acusados de al menos 62 robos en viviendas, de los cuales 4 son violentos, y tres estafas por sacar dinero con tarjetas robadas.