La Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra han desarticulado en una operación conjunta una banda criminal especializada en el robo con fuerza en viviendas y locales de Barcelona y Madrid. Tal y como han confirmado las autoridades en un comunicado, la operación ha culminado con 17 detenidos por su vinculación a los asaltos y un receptador, al que la organización vendía la mayor parte de los objetos robados.

Los integrantes eran originarios de Georgia y habían sido reclutados entre miembros de otros grupos criminales que operaban en España. Antes de cometer los asaltos, analizaban previamente su objetivo y colocaban marcadores para minimizar los riesgos (Ver: La Policía Nacional advierte de nuevas técnicas de los cacos para marcar las viviendas).

Desde octubre de 2016

Las investigaciones policiales comenzaron en el mes de octubre del pasado año, cuando los investigadores tuvieron constancia de un robo cometido en Terrassa. Los agentes identificaron a los tres autores de este robo como miembros de un grupo muy activo de origen georgiano que se especializaba en asaltos en domicilios.

Así mismo, también pudieron comprobar que el grupo se había dividido en varios puntos de la geografía española para crear nuevas redes y grupos delictivos. Entre ellos se intercambiaban herramientas e integrantes para optimizar todos sus recursos. Su ámbito de actuación se situaba en la zona metropolitana de Barcelona, en las comarcas del Vallés Occidental y el Baix Llobregaten y en la ciudad de Madrid.  

Analizaban la vulnerabilidad de las viviendas

Uno de los grupos de la organización se dedicaba a analizar previamente las viviendas y locales que pretendían asaltar. Realizaban un estudio detallado para pedir el grado de dificultad del robo y la vulnerabilidad del domicilio: tipo de puerta de acceso, número de vecinos, seguridad del cilindro o bombín, etc.

A partir del análisis colocaban unos marcadores en función de la vulnerabilidad de cada vivienda. Posteriormente, otro grupo vigilaba la zona seleccionada, de tal forma que el día del robo parte de la banda permanecía en el exterior realizando la vigilancia mientras que el resto cometía el robo. Uno de sus integrantes, especialista en apertura de puertas, utilizaba algunos de los métodos de robo más habituales: bumping, ganzuado, radiografía, etc (Ver: ¿Qué técnicas de robo en viviendas son las más frecuentes en España?).

El pasado 27 de febrero la Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra realizaron 8 entradas y registros, culminando con 18 detenidos por su implicación en 47 robos. Entre los objetos recuperados se encuentran diversas joyas, aparatos electrónicos de elevado valor, herramientas y material para forzar todo tipo de puertas, cámaras para detectar movimiento, diversos equipos electrónicos de seguimientos, un dron y productos químicos para la comprobación de la pureza de las joyas.