La Policía Nacional ha detenido a 10 personas en Santa Pola (Alicante) como presuntos autores de varios robos en el interior de vehículos y domicilios. En total, los agentes han esclarecido 22 robos en distintos puntos de la geografía española, tal y como ha confirmado la Jefatura Superior en un comunicado.

Para perpetrar los robos los detenidos utilizaban dispositivos electrónicos que no dejaban rastro de fuerza, lo que dificultaba las labores policiales. Estos dispositivos captaban la frecuencia de los códigos de apertura de los vehículos. Accedían así al interior de los coches para robar objetos de valor, llaves de otros turismos y llaves de domicilios en los que posteriormente también robaban.

Los detenidos tienen edades comprendidas entre los 23 y 55 años y son de origen ucraniano y ruso. La operación comenzó en septiembre del año pasado tras varias denuncias de robos en la provincia de Alicante. Durante la investigación los agentes descubrieron que se trataba de una organización dedicada a robar en viviendas y vehículos de diferentes puntos de España.

Armas de fuego y herramientas para abrir puertas

Durante los registros los agentes hallaron dos armas de fuego, munición y dos captadores de frecuencia con los que grababan los códigos de apertura de los vehículos. También encontraron numerosos dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, llaves de diferentes vehículos de gama alta y herramientas para la apertura de puertas: estuche de ganzúas, un dispositivo metálico para fracturar bombines y un taladro.

Otros de los efectos incautados fueron bolsos, gafas de sol, maletas, monederos, relojes, joyas y material informático. Los 10 detenidos han sido puestos a disposición judicial. Con la desarticulación de esta banda, las autoridades han esclarecido 22 robos cometidos en Alicante, Málaga, Castellón y Murcia.